¿Por qué el teatro?

El teatro ​ es la rama de las artes escénicas relacionada con la actuación, que representa historias actuadas frente a los espectadores o frente a una cámara usando una combinación de discurso, gestos, escenografía, música, sonido o espectáculo.

 

La mayoría de los estudios consideran que los orígenes del teatro deben buscarse en la evolución de los rituales mágicos relacionados con la caza, al igual que las pinturas rupestres, o la recolección agrícola que, tras la introducción de la música y la danza, se embocaron en auténticas ceremonias dramáticas donde se rendía culto a los dioses y se expresaban los principios espirituales de la comunidad. Este carácter de manifestación sagrada resulta un factor común a la aparición del teatro en todas las civilizaciones.

 

El Teatro de Empresa nos permite trabajar de forma lúdica y eficaz en comportamientos, hábitos, comunicación y trabajo en equipo.

 

A través de las técnicas del teatro las personas toman conciencia de la importancia de gestionar el cambio personal y organizacional. Nos da la oportunidad de aprender. Involucramos a las personas en el diseño de las buenas prácticas para un nuevo modelo de trabajo: aprendizaje colectivo.

 

En iMm somos Mentores del Cambio y las organizaciones que han confiado en nosotros han quedado muy satisfechas, con ganas de seguir aprendiendo y mejorando cada día. A través de una actividad tan fascinante como el teatro conseguimos que los colaboradores se involucren, se unan y pongan la primera piedra para trabajar como un equipo cohesionado.

 

¿Por qué el Teatro?

 

En IMm , una de nuestras palancas y herramientas en la Gestión del Cambio , es el Teatro. En este 4º Congreso queríamos que la identidad del mismo englobara el tema del que vamos a hablar:

Cuando hablamos de Experiencia de Empleado, hablamos de personas, factor fundamental a la hora de trabajar el teatro,

“el teatro como las organizaciones lo conforman las personas”

 

Experiencia de Empleado y Teatro:

 

La economía de la experiencia consiste en propiciar acontecimientos, eventos, así como brindar productos y servicios memorables, siempre apuntando a una experiencia positiva donde los clientes cesen de ser consumidores pasivos y pasen a interactuar, de forma emocional y sensitiva, con aquello que se les ofrece.

Esto hace que las experiencias sean inolvidables en cuanto a las emociones, las sensaciones, los principios, los valores y las relaciones, convirtiéndose de esa forma el cliente en Impulsor o cliente Fan de los servicios y portavoz de la excelente satisfacción real vivida por él.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *